Rockville, la nueva capital del Hi-End

Vistamos «Capital Audiofest», la principal feria de audio de alta gama de la costa este de Estados Unidos, y la segunda más grande del país.

Por Pablo Gutiverdi y Germán Quintana.

A solo pasos de la línea roja del Metro de Washington, y a un costado de las principales autopistas de la ciudad de Rockville, en el estado de Maryland, se ubica el Hotel Hilton, edificio que cada año desde 2010 alberga por un espacio de 3 días la Capital Audiofest, feria que reúne importantes marcas de la industria dedicada al audio de alta fidelidad, las que lucen sus últimas novedades con equipos y accesorios tope de línea que van desde cables, brazos, cápsulas y artículos de limpieza, hasta parlantes, reproductores digitales, amplificadores tubulares, tornamesas y más.

Un panorama exquisito que atrae a amantes del buen sonido de distintas partes del país y extranjeros que no pierden oportunidad de vivir una experiencia única de escucha en la cual vitrinear, testear y en lo posible adquirir exclusivos productos de audio hechos para paladares audiófilos exigentes.

Marca The Gryphon estrenó su nuevo reproductor de CD de alta resolución con forma de triángulo.

El evento, que ha ido en franco crecimiento desde su creación, celebró este año su novena versión, convirtiéndose en el segundo festival de audio de Estados Unidos después de AXPONA (Audio Expo North America).

Capital Audiofest se desarrolló del primero al 3 de noviembre con una amplia gama de productos de reproducción de música para los más entusiastas melómanos y audiófilos, sorprendiendo con tecnologías de vanguardia hasta equipos elaborados por marcas independientes de producción a menor escala y de diseño de autor, con estética, modelos y calidad sorprendentes.

La habitación de la marca Janszen Electrostatic presentando su nuevo parlante Valentina P8 de sonido tridimensional.

Con lo primero que te topas al ingresar es con una extensa y nutrida feria de vinilos en la planta del hotel, donde participan disquerías de discos usados hasta sellos alternativos como Rhymoi (Japón), pasando por vendedores de estabilizadores, brazos, mats y demás artículos de calibración, máquinas de limpieza manual y ultrasonido (con servicio abierto y gratuito de lavado de discos), hasta Cds.

Lobby del Hotel donde se ubica habitualmente la feria de discos.

Participaron más de 260 marcas que ocuparon en total 82 habitaciones distribuidas en los tres primeros pisos del hotel, con un programa que incluyó música en vivo, charlas y seminarios, y un espacio además dedicado a la degustación de licores producidos por destilerías locales.

Acapella presentó sus parlantes Apollon, cajas de lujo que van de piso a techo con bocina de rango medio hiper esférica que transmite entre 350Hz – 6kHz, que es el rango auditivo más sensible del oído humano.

Gary Gill, responsable y organizador de la Feria, nos comentó que el evento ha ido creciendo año tras año de manera orgánica, haciéndose cada vez más conocido y respetado tanto por los visitantes como por quienes conforman la industria. “Este año logramos aumentar la asistencia de público en un 20%, pero por otro lado hemos ido alcanzando uno de los objetivos de la feria que va más allá de las exhibiciones, y que es ofrecer un espacio para los negocios a toda escala, desde venta de vinilos hasta equipos de sonido y parlantes de los 30 mil dólares para arriba”.

Germán Quintana entrevistando al organizador de CAF, Gary Gill.

En efecto, las ferias de este tipo están pensadas para congregar en un solo lugar a múltiples fabricantes como una oportunidad especial para obtener comentarios de parte de los propios clientes, de modo que oferentes y público tengan un contacto cara a cara, sin mencionar las diversas oportunidades de creación de redes y, por supuesto, ver lo que están haciendo sus competidores.

MC Audiotech, parlantes full design.

Pese a ello, Gary busca en cada una de las ediciones de la Capital Audiofest generar un espacio amigable y familiar donde los verdaderos amantes de la música tengan la chance de vivir un momento único recorriendo los atractivos de la feria. “La experiencia del público es importante, y comienza desde la oportunidad de comprar un disco, lavarlo en la sección de limpieza gratuita de vinilos, y luego puede además escucharlo en alguna de las salas de escucha para así testear equipos con sus propios discos”, comenta.

Mc Gary Audio hace equipos a tubos a pedido y acá presentó su nuevo amplificador mejorado.

Uno de los visitantes habituales de la feria es el audiófilo chileno con residencia en Washington, Germán Quintana, colaborador de Vinilo Garage y además fundador del grupo Facebook «Los vinilos que escuchamos» y creador del canal de Youtube MundoAnalogo.

German asegura que esta última versión de CAF fue sin dudas la más grande a la fecha, muy variada y con la particularidad de poder visitar esta vez habitaciones adaptadas a salas de audio para así deleitarse con distintos tipos de música, como equipos valvulares y de estado sólido; tornamesas con brazos y cartridges muy sofisticados y de alto valor comercial, pero también decks y reproductores digitales de alta resolución, junto con enormes bocinas y parlantes -otro más pequeños, pero en su mayoría con exuberantes diseños-, pero que evidencian la tremenda oferta de tecnologías que existe hoy por parte del mercado.

Doctor Vinyl y su lavadora ultrasónica ofrecía servicio gratuito de lavado.

“Era un verdadero museo de lo que la tecnología presenta hoy en el mundo de la alta resolución. En paralelo a eso, una gran feria de vinilos, con una cantidad importante de expositores con discos de música clásica, jazz y rock y popular, entregando una variedad para regodearse y a precios bastante convenientes”, apunta Germán.

Una de las cosas interesantes de esta feria es que buena parte de los equipos que se exhiben tienen descuento, porque para exhibirlos hay que sacarlos de las cajas para su uso, y eso inmediatamente los obliga a bajar por lo menos un 20% del precio de lista.

VAC luciendo sus últimos modelos en tornamesas y equipos valvulares.

“La feria es una buena oportunidad para aquellos que quieran comprar algo, escuchando bien primero distintas opciones para después tomar una decisión. En definitiva, es un excelente lugar para los audiófilos y amantes de la música, para deleitarse comprando música en vinilo, incluso en compact disc, pero también escuchando y probando distintas tecnologías”, comentó Germán, quien cada año hace un registro audiovisual del evento para subir un resumen y compartirlo a través de su canal.

Pablo Gutiverdi felicitando a Gary por su iniciativa.

Conforme con los resultados de la feria, Gary Gill ya adelanta que la Capital Audiofest tiene aseguradas sus versiones 2020 y 2021, para lo que tiene listas las reservas del Hilton Hotel y abierta las invitaciones para sumar nuevos expositores. Por nuestra parte, esperamos estar presentes el próximo año que de paso se cumplirán 10 años de este gran evento que ha convertido a Rockville en la nueva capital del audio de alta fidelidad.

Más fotos del evento a continuación:

Vinilos en Capital Audiofest.
Rodrigo Rubilar y Germán Quintana, chilenos presentes en la feria.
VAC presentando sus novedades.
Los expositores probaban sus equipos con formatos digitales y análogos.
Altavoces modelo DeVille de la compañía Fleetwood, fabricantes de Pennsylvania.
La habitación de Technics.
Gran variedad de tornamesas que iban desde los 800 dólares.
Los tubos se robaron la película en la feria.
Mat metálico dentro de los accesorios más sofisticados de la feria. Su manipulación tenía que hacerse obligadamente con uso de guantes.

1 pensamiento en “Rockville, la nueva capital del Hi-End”

  1. Es evidente que lo que consigues en esta feria es algo muy particular y es «DEBO CAMBIAR MI EQUIPO»….. Jajajajaja.
    Hablando en serio, debe ser enriquecedora la experiencia y gracias por tener la oportunidad de apreciar tanto adelanto de nuestro vicio «la música» y estando tan lejos.

Deja un comentario